Método de crianza

Reproducción de los caracoles, alevines, parentales, cría de caracoles, período de crianza. Lea cómo se hace…

Read more...

Método de crianza

Proceso de un año completo para los mejores resultados posibles.

Reproducción

La reproducción de los caracoles se realiza en una cámara de reproducción especialmente diseñada, en la que es posible mantener niveles específicos de temperatura y humedad. En esta cámara podemos controlar todo el proceso de la reproducción, desde el apareamiento de los caracoles, la puesta de huevos, el período de incubación y el mantenimiento de los alevines hasta que sean transportados al parque de engorde, es decir, a las granjas.

En líneas generales, el proceso de reproducción dura aproximadamente 60 días. El caracol mantiene los huevos en el interior de su cuerpo durante 15 días, y los mismos necesitan un período de incubación de aproximadamente 30 días.

El uso de la cámara de reproducción para la cría de caracoles nos permite controlar los siguientes parámetros básicos:

  • La reducción de la mortalidad de los alevines
  • La cantidad exacta de caracoles que colocaremos en los parques
  • La uniformidad temporal del engorde de los caracoles por parque o por criadero
  • Facilitar la labor del criador durante la cosecha en lo que respecta a la clasificación de los caracoles por su tamaño
  • El cumplimiento del tiempo de engorde de 150 días

Engorde

El engorde se lleva a cabo en criaderos de caracoles especialmente construidos. Para el engorde de los caracoles utilizamos invernaderos de malla especialmente diseñados. Esta construcción tiene por objeto simular lo más posible el medio ambiente natural del caracol.

El período de engorde es el procedimiento que toma más tiempo del total del período de crianza de los caracoles. Dura entre 110-150 días, dependiendo de los siguientes parámetros:

  • Temperatura: Temperatura media diurna deseada entre 18-20 οC
  • Humedad: Humedad atmosférica relativa deseada en el interior del invernadero 85%
  • Fotoperiodo: Fotoperíodo deseado, más de 10 horas por día
  • Tipo de alimento: El uso de pienso especial para caracoles es un requisito imprescindible.
  • Tipo de nido: Se recomienda el uso de nidos altos de madera
  • Distribución de los parques: Debe ser tal que evite la superpoblación
  • Condiciones climatológicas de la zona: Afectan el tiempo de crianza neto

La elección del período durante el cual se colocarán los caracoles en la zona de engorde (criaderos) se hace tomando en cuenta el clima de la región en la que se encuentra el criadero, y por lo tanto, se determina el tiempo que necesitará el caracol para llegar a su tamaño comercial. Concretamente, hay tres períodos durante los cuales puede realizarse el engorde de los caracoles:

De mayo a septiembre
Este período es recomendable sólo para las regiones en las que el invierno es muy frío y el verano suave, sin olas de calor y con una temperatura media diurna menor a los 25 grados. En este caso, procedemos a la crianza ininterrumpida durante 115 días y los caracoles no pasan ni por el período de hibernación invernal ni por el letargo estival.

De marzo a noviembre
Este período es el más difícil para la crianza y se recomienda para zonas en las que el verano es cálido, pero sin grandes olas de calor, y el resto del año tiene clima templado. En este caso, los caracoles pasarán por el período del letargo estival durante fines de junio y se recuperarán hacia fines de agosto, período durante el cual no se alimentarán y por lo tanto, no se desarrollarán. El período de engorde dura aproximadamente 150 días de crianza.

De septiembre a mayo
Esta es la temporada más común para la crianza del caracol para la mayoría de las regiones del país donde se ha desarrollado la helicicultura. En este caso, los caracoles se desarrollan desde septiembre hasta principios de diciembre. Al llegar el invierno caerán en hibernación, y seguirán su desarrollo de marzo hasta mayo, aproximadamente. También en este período el tiempo neto de crianza no superará los 150 días, y siempre depende de los cambios del tiempo.

Secado

El proceso de secado es la etapa final antes de la venta de los caracoles. Este proceso nos proporciona dos importantes ventajas:

  • La venta de caracoles «limpios»
  • La posibilidad de almacenarlos frescos hasta 5 meses

Para poder vender nuestros caracoles frescos, primeramente debemos asegurarnos de que están aletargados y que han sellado su concha con un epifragma fuerte y resistente. Esto se logra en condiciones de sequía durante el proceso de secado. Por lo tanto, antes de sacrificarlos (durante la cocción) habrán eliminado todos sus excrementos y no será necesario pasarlos por harina y sal, como hacían antaño las amas de casa. Asimismo, el letargo en el que se encuentran ayuda a que su sacrificio no sea violento, lo cual es evidente por su carne blanda y tierna.